El Urbas Fuenlabrada aprende a sufrir para lograr la primera victoria

Tras ir con 26 puntos de diferencia, el Urbas Fuenlabrada aprende a sufrir para lograr la primera victoria de la temporada.

El Urbas Fuenlabrada aprende a sufrir para lograr la primera victoria

Foto: Baloncesto Fuenlabrada / Alba Pacheco

No ha tardado mucho el Urbas Fuenlabrada en conseguir el primer triunfo de la temporada en la Liga Endesa y lo ha hecho tras un partido ante el Morabanc Andorra que ha tenido de todo, desde un juego sobresaliente para los fuenlabreños, mucha anotación, reacción visitante, nervios e igualdad hasta el final y seriedad para mantener la renta y terminar con el definitivo 91-78 en el marcador del Pabellón Fernando Martín.

Un nombre sobresale del resto, al menos en la primera mitad del choque, ya que el jugador del Fuenla Sean Armand realizó una de las mejores primeras partes que hemos visto en la Calle Grecia de un miembro del plantel fuenlabreño. El neoyorquino finalizó los primeros 20 minutos con 20 puntos en su cuenta de los 49 con los que el equipo se fue al vestuario. Una actuación casi perfecta que estuvo acompañada del juego coral fuenlabreño y que, junto a la grada, pusieron patas arriba a un Morabanc Andorra que no era capaz de reaccionar y que veía una y otra vez como los locales no paraban de abrir hueco en el marcador.

El conjunto de Raventós rozó la perfección en la primera parte, con el juego rápido que le caracteriza, con una defensa férrea que maniataba siempre a los andorranos y un acierto en el tiro que se vio reflejado, sobre todo, en el parcial del segundo cuarto, finalizando con un contundente 24-8.

En la segunda mitad los fuenlabreños salieron queriéndo matar el partido cuanto antes o, al menos, no dejarse sorprender por el Morabanc para manejar una ventaja que llegó hasta los 26 puntos de diferencia. Pero mediado el tercer periodo, con muchos minutos por disputarse y con los de Ibon Navarro intentado reaccionar tímidamente, llegó la «pájara» azul.

O bien ensando que «el partido estaba ganado» o bien por intentar dosificar el esfuerzo, el hecho es que el Morabanc Andorra poco a poco se fue creyendo que podía meterse en el partido. El ingreso en la pista de Víctor Arteaga le dio otro aire a los visitantes y con la ayuda de Crawford o Jelinek, se metieron tanto en el mismo que llegaron a meter (y mucho) el miedo en el cuerpo a un Fuenla que veía como a falta de menos de 5 minutos para el final la ventaja de 26 puntos se vio reducida hasta los 5.

Pero de nuevo reaccionaron los de Raventós y, sin tanta espectacularidad como en los primeros 20 minutos, volvieron a meterse en la dinámica del choque y lograron desactivar la reacción andorrana con un Leo Meindl que tiró de galones para convertirse en el líder que el equipo necesitaba, apoyado en el trabajo descomunal de Kwan Cheatham o Obi Emégano, junto con el resto de la defensa, para llegar al final con la tranquilidad necesaria y hacer sonar «Mi Gran Noche» en la megafonía del Fernando Martín.

Primera victoria, buenas sensaciones a pesar de tener varios jugadores tocados como Samar, Novak o el propio Eyenga y, lo mejor de todo, dejando una impresión de que a pesar de que lo están haciendo muy bien en este arranque liguero, al Urbas Fuenlabrada aún le queda mucho margen de mejora para los próximos partidos, todos ellos ante rivales de la mal llamada «su liga»: Obradoiro, Burgos, Bilbao o Manresa.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: