El Real Madrid no da opción al Carplus Fuenlabrada

A pesar de la buena reacción de la segunda mitad, el Real Madrid no da opción al Carplus Fuenlabrada que cae en el WiZink Center por 91-69.

El Real Madrid no da opción al Carplus Fuenlabrada

Foto: ACB Media / V. Carretero

«Este partido nos debe servir de aprendizaje de cara al choque ante Manresa, que ese si es importante». Con esta frase en la rueda de prensa posterior a perder contra el Real Madrid en el WiZink Center, José Luis Pichel, entrenador del Carplus Fuenlabrada daba carpetazo al derbi madrileño de la Liga Endesa y se ponía manos a la obra para preparar el duelo del próximo fin de semana en el Pabellón Fernando Martín.

Y no, no es que no le diera importancia al duelo ante los blancos, ayer totalmente de negro, sino que tras lo visto en la pista del Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, los fuenlabreños deben aprender de dos frentes muy claros: lo que no hay que hacer nunca en esta liga, como fue la salida de la primera parte, más por mérito del rival que por demérito visitante; y lo que si hay que hacer, como la reacción tras el paso por los vestuarios y la energía que le metieron al partido para inquietar un poco a los de Chus Mateo.

El Fuenla salió al choque con la intención de plantarle cara a un Madrid que no atraviesa su mejor momento, pero pronto se dio cuenta de que tras lo sucedido tres días antes, con la derrota de los blancos en Euroliga, el técnico ex fuenlabreño no iba a dejar que su equipo se relajase y así se vio. Los madridistas apretaron el acelerador prácticamente desde el salto inicial y los de Pichel no fueron capaces en ningún momento de la primera mitad de igualar la intensidad, el ritmo y cualquier faceta del juego de un Real Madrid desatado.

Pero lejos de creer que al descanso el choque ya estaba sentenciado, los fuenlabreños salieron del vestuario con una intención muy distinta y así se vio reflejado en la pista, con una buena dirección de Hannah y Novak, la intensidad del joven Bagayoko (el mejor del partido junto con Novak) y la defensa coral de los Eyenga, Ristic, etc, el Carplus Fuenlabrada redujo la diferencia, que llegó a ser de 24 puntos para los blancos, hasta los 8, algo que inquietó a un WiZink Center sorprendido y que no era capaz de reaccionar.

Si lo hicieron los de Mateo, que en el último periodo se pusieron de nuevo «el mono de trabajo» y de la mano de Gaby Deck terminó por cerrar un duelo balsámico para ellos, tras cosechar cuatro derrotas en seis partidos, y bueno para un Fuenla que debe sacar buenas conclusiones de la segunda mitad, a pesar del abultado marcador final.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: