Una mala primera parte condena al Montakit ante Estudiantes

En la tercer jornada de la Liga Endesa una mala primera parte condena al Montakit ante Estudiantes en el WiZink Center.

Una mala primera parte condena al Montakit ante Estudiantes

Foto: ACB Photo

La semana pasada fue Jaime Fernández, un ex estudiantil en el Unicaja de Málaga quien “fusiló” al Montakit Fuenlabrada en el Fernando Martín; y en esta jornada ha sido Darío Brizuela, otro canterano del Estudiantes, quien con 25 puntos y la última canasta para darle la victoria a su equipo, sentenció a un equipo con dos caras muy distantas en el mismo partido.

Los de Agustí Julbe arrancaron muy desconectados el duelo, sin acierto de cara al aro y sin capacidad de parar los ataques de los locales, que sin hacer demasiados alardes de buen juego lograron abrir hueco en el marcador y llegar a superar los 10 puntos de ventaja mediado el segundo periodo (el primero terminó con 14-6), aunque en la recta final de la primera parte llegó una tímida reacción fuenlabreña para “arreglar” el mal choque e irse al descanso con tan solo 8 puntos de desventaja. Eso sí, para ver el nivel tan bajo del partido solo había que mirar el marcador de esos primeros 20 minutos: 33-25.

El paso por el vestuario parece que le dio energía al Montakit Fuenlabrada ya que en apenas unos minutos fueron capaces de darle la vuelta al marcador y llegar a colocarse cinco arriba, lo que llevó la incertidumbre a la grade de un WiZink Center que estaba más pendiente de presionar a Lucas Nogueira, que retonaba a la que fue su casa tras todo lo sucedido alrededor de su fichaje por el Fuenla.
Con Paco Cruz como brazo ejecutor del buen hacer fuenlabreño, el choque se igualó durante el resto del partido. Sin embargo, lo que no cambió fue el partido de Darío Brizuela y la mala defensa sobre él de los de Julbe. Una y otra vez; desde fuera, por dentro; generando juego y opciones fáciles para sus jugadores, etc, martilleaba sin parar la defensa visitante. Ni en la pista ni desde el banquillo se supo buscar una opción para poder evitar que anotara sin problema, hasta que llegó la penúltima jugada del choque, en la que el propio Brizuela anotó la canasta ganadora.

El tiro final de Paco Cruz con 1 segundo y 5 décimas, que ni se acercó al aro estudiantil, dejó el marcador en el definitivo 77-75 para que el Movistar Estudiantes cortara la racha de tres derrotas consecutivas ante los fuenlabreños en el Palacio de los Deportes y para que el Montakit Fuenlabrada sumara la segunda derrota consecutiva en la Liga Endesa antes de viajar a Alemania para debutar en la Basketball Champions League ante el Brose Bamberg.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*