Acoso

 
 

Y todos se reían….

De como los árboles no nos dejan ver el bosque. Son muchas, incluso excesivas, las noticias que los ciudadanos nos vemos obligados a digerir cada día. La crisis, esa que golpea sin piedad dejando un rastro de desempleo, pobreza y desesperación. La corrupción, una palabra desgarradora que por la codicia de muchos y la no intervención de otros, ha pasado casi por derecho propio, a formar parte de nuestro lenguaje cotidiano y que  provoca impotencia y desencanto. Es posible e incluso comprensible sentir hastío hacia todo lo que nos rodea,Seguir leyendo…