Remontada Imperial y liderato para el CF. Fuenlabrada

En un partido de auténtica locura, y tras encajar tres goles, llegó la Remontada Imperial y liderato para el CF. Fuenlabrada tras derrotar 3-4 al CD. Toledo en el Salto del Caballo.

Foto: CF. Fuenlabrada / Beatriz Cobos

Si en el minuto 49 del partido que se disputó ayer en el Salto del Caballo, con un claro 3-1 en el marcador para el CD. Toledo, a alguien se le dice que ese choque no lo iba a ganar el cuadro local, seguramente nadie se lo creería. Pero en esta ocasión, lo bueno es que el equipo rival que tenían los de Onésimo Sánchez es un CF. Fuenlabrada que está de dulce y que no le iba a perder la cara al choque en ningún momento.

Y claro, de ahí la remontada épica que consiguió el cuadro azulón, que en el minuto 74 todavía seguía en desventaja y que en apenas 15 minutos, fue capaz de darle la vuelta al marcador y conseguir un triunfo de los de otra época, de los que ya casi no se ven y de los que se guardan en DVD para toda la vida.

El partido no fue fácil desde el inicio y se vio con el 1-0 de los toledanos cuando ni siquiera se había cumplido un minuto de juego, obra de Canario, que dejó un tanto fría a la grada azulona desplazada a la Ciudad Imperial. Pero ni en ese momento, ni en el arranque de la segunda mitad, cuando del minuto 46 al 49, los locales consiguieron dos tantos casi consecutivos que dejaban la victoria casi imposible para el Fuenla con el 3-1 que se mantuvo hasta el ya mencionado minuto 74, vieron como los de Calderón se venían abajo. Todo lo contrario.

Lo malo para el Toledo, que se encuentra en situación crítica para con un equipo que debe pelear por estar entre los mejores, es que enfrente tenía a un equipo fuenlabreño que no se da por vencido nunca. NUNCA. Y que a partir de ese minuto 74, cuando el brasileño Matheus consiguió el 3-2, cambió la historia radicalmente.

Los cambios perfectos de Antonio Calderón, metiendo a la vez a Quero y a Cristobal, hicieron que el Fuenla comenzase un acoso y derribo en la portería de Jon Ander que no paraba de achicar agua en su área sin que nada pudieran hacer sus defensa para frena a un desatado CF. Fuenlabrada.

Se frenaba la euforia por el penalti que falló Dioni, o paró el guardameta local, como quieran verlo, pero rápidamente se volvía al mismo asedio y ya no hubo manera de parar el vendaval de un equipo que, a día de hoy, huele a Segunda División.
Tras fallar el penalti, el malagueño se rehizo y consiguió en menos de 5 minutos dos goles para, en el minuto 93 del partido, y casi en la última jugada del mismo, cosechar un triunfo épico que les deja como líderes en solitario del Grupo I.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*