Cómo reaccionar ante las malas notas de los hijos

Tras la pausa navideña, se inicia la segunda evaluación. Hablamos con la Clínica Universitaria Rey Juan Carlos sobre qué hacer ante unos malos resultados en la primera

No siempre se obtienen los resultados esperados al estudiar, por lo que, es importante saber cómo reaccionar ante las malas notas de los hijos. Con la vuelta al colegio aumentan las consultas de padres preocupados por la situación escolar de sus hijos. Es importante valorar el esfuerzo realizado dentro de las posibilidades propias.

Es fundamental reflexionar sobre los motivos que han derivado en el temido suspenso y no quedarse en el ‘tienes que estudiar más‘. Hay que observar los posibles fallos, buscar soluciones y ponerse en contacto con expertos en caso necesario. Las soluciones han de establecerse de manera conjunta con el alumno o alumna a través del diálogo. Al abordar el tema es conveniente mantener la calma y hablar con tranquilidad. El enfado es lógico, pero no ayuda a avanzar.

Debemos demostrar firmeza y tratar de hacer entender a los estudiantes que estudiar es su responsabilidad. Eso sí, no es recomendable aumentar las consecuencias del suspenso con un castigo. El castigo suele conllevar una recuperación más adelante. Es mejor concentrarse en depurar fallos y buscar el aprobado en la siguiente prueba que quedarse en los resultados anteriores. Podemos ayudar trazando un plan de estudio realista, con el fin de reforzar los puntos débiles.

Hay varios motivos que pueden conducir a suspender. Puede pasar por falta de planificación en el material de estudio, tiempo dedicado, mala organización, déficit de concentración, falta de un espacio adecuado, desconocimientos de técnicas de estudio, etc. Otros factores podrían ser la falta de sueño, problemas con compañeros de escuela, baja autoestima, exceso de tareas o ansiedad.

En caso de que el suspenso venga motivado por una falta de esfuerzo, los niños deben saber que depende de ellos aprobar, pero no es necesario hacerlo con gritos. En primaria pueden darse dificultades de lectura y comprensión que debemos atender. Es beneficioso apoyar y motivar a los estudiantes en el día a día. Estudiar no es un sprint, es una carrera de fondo.

Hemos hablado con Esther Blanco, psicóloga infantil de la Clínica Universitaria Rey Juan Carlos, de cómo fomentar la curiosidad y las ganas de aprender de los más pequeños.

 






Noticias relacionadas

  • Aitana Sánchez Gijón: “Las mujeres somos cada vez menos tolerantes con ciertas cosas”
  • Natura 2018 – Edición especial de otoño
  • Marisa Valle Roso presenta su último trabajo ‘Consciente’
  • Fele Martínez: “En esta obra los espectadores se posicionan en ‘pro’ Nacho o ‘contra’ Nacho”
  • ‘El éxito del fracaso’, proyecto para aprender de los errores entre emprendedores
  • Captación de fondos para colaborar con la Cruz Roja
  • Como elegir un buen odontólogo con la Clínica Universitaria
  • Ángeles Martín: “Hemos rescatado las historias de aquel programa de radio que llegaban al corazón”
  • Deja un comentario

    Your email address will not be published. Required fields are marked as *

    *