La importancia del cuidado de la salud mental

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social.

Ana Suárez psicóloga clínica de la Clínica Universitaria de la URJC nos habla de la importancia del cuidado de la salud mental. La importancia del cuidado de la salud mental

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando enfrentamos la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde laniñez y la adolescencia hasta la adultez y la vejez.

La salud mental es una de las áreas más desatendidas de la salud pública. Los países gastan en promedio solo el 2% de sus presupuestos sanitarios en salud mental. 

Según la Organización Mundial de la salud, casi MIL millones de personas viven con un trastorno mental y una persona se suicida cada 40 segundos.

El nivel de acceso a atención en salud mental asequible y de calidad ya era generalmente pobre antes de la pandemia, aunque ha empeorado aún más debido a la COVID-19.

En la salud mental influyen muchas variables, desde factores genéticos y biológicos a factores externos como experiencias de vida, estilo de vida (adicciones, dieta, actividad física, etc.). Este año, va a permanecer en nuestra memoria por la difícil situación sanitaria y socio económica a la que nos estamos enfrentando.

La pandemia que vivimos en nuestros días, COVID-19, ha puesto de manifiesto nuestra capacidad de adaptación a nuevas situaciones, nuestra gestión emocional a cambios repentinos en nuestras rutinas.

Todos, niños y adultos, hemos tenido que afrontar y mantener nuestra salud mental en estados óptimos para poder hacer frente a situaciones adversas. La mayoría de las personas ha sentido en estas circunstancias emociones de manera más frecuente, más duradera o que han interferido en su día a día. Estas emociones han revolucionado nuestro estado mental, todos hemos sentido miedo, incertidumbre, tristeza, enfado, sorpresa y que en muchos casos se extienden hasta nuestros días.

Nuestras rutinas y nuestros recursos mentales se vieron limitados en algunos casos, en respuesta al cual hemos tenido que generar nuevas estrategias para poder enfrentar estas situaciones con menos afectación.

Todas estas emociones – que algunos ya están viviendo y otros podrían experimentar en un futuro- son normales debido a la situación extraordinaria, además hemos de tener en cuenta que no son malas, son simplemente emociones provocadas por la situación.

¿Cuáles son las señales de alerta sobre un problema de salud mental?

Una de las mayores dificultades es la variabilidad de síntomas y signos de advertencia. Algunos de los indicios más comunes de que algo no va bien son:

Cambios en los hábitos alimenticios o de sueño.

Aislamiento social.

Abandono de tareas cotidianas.

Falta de energía, dolores y molestias inexplicables.

Sentimiento de vacío y desesperanza.

Fumar, beber o usar drogas más de lo habitual.

Sentirse inusualmente confundido, olvidadizo, enojado, molesto, preocupado o asustado.

Cambios de humor severos.

Pensamientos negativos recurrentes o autodestructivos.

Si consideramos que nuestra salud mental está en riesgo hemos de tener en cuenta que es de vital importancia

identificar qué emociones estamos sintiendo, ponerle nombre a cada una de las sensaciones que estamos experimentando y recorrer un camino de gestión con ellas que nos llevará a una situación de mayor bienestar mental.

A veces en este camino, nos encontramos perdidos o sin herramientas para la gestión de ellas, es por ello relevante acudir a profesionales especializados en salud mental que nos acompañarán en este proceso, y donde además se pondrá de manifiesto que uno de los recursos a ejecutar en nuestra rutina es el autocuidado.

 
 

.

 






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: