La fiesta extremeña ‘La Encamisá’ llega mañana al barrio de El Vivero

Se trata de una fiesta de Interés Turístico Regional del municipio pacense de Navalvillar de Pela que recrea una batalla medieval con caballos, jinetes, fuego, vestimenta y productos gastronómicos

La fiesta extremeña ‘La Encamisá’ llega mañana al barrio de El Vivero. Es una fiesta de Interés Turístico Regional que se celebra en el municipio de Navalvillar de Pela, en Badajoz, cada 16 de enero, víspera del día de San Antón, y esta será la cuarta vez que la van a representar fuera de la localidad en los últimos 23 años.

Tendrá lugar a partir de las 21 horas en el Paseo de la Salud, y discurrirá por un recorrido cerrado y vallado que ocupará esta vía en el tramo entre la avenida del Hospital y la calle Cruz Roja.

En la representación participa el grupo de infantería, formado por una charanga musical y el grupo de caballería, donde estarán la bandera y el tambor,  acompañados de unos 35 jinetes a caballo, totalmente engalanados con mantas de madroños.

El alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, ha dado la bienvenida a la ciudad a los representantes municipales, entre ellos a su alcalde, Francisco Javier Fernández, y de la Diputación Provincial de Badajoz, así como a la comitiva de participantes, integrada por jinetes ataviados con la vestimenta típica y los elementos tradicionales, como la manta de madroños -conocida como la manta guapa-, el tambor, la bandera, los ‘biñuelos’ -dulce típico-, vino de pitarra, etc.

“Es de alguna manera un homenaje a todos los extremeños que viven en Fuenlabrada (unos 11.000) y quiero agradecer el gran trabajo de intermediación que ha realizado Juan Alonso Díaz, el presidente de nuestra Casa Regional Extremeña, para poder traer aquí esta fiesta”, ha explicado el regidor.

Durante todo el día en el recorrido se establecerán distintos puestos en los que se repartirán 600 kilos de ‘biñuelos’ -dulce típico- y 700 litros de vino de pitarra. Ahí también se depositará la leña que servirá para encender las hogueras que se encenderán por la noche porque el fuego juega un importante papel en el festejo.

Otros elementos importantes que forman parte de la cultura y tradición de este municipio pacense son las mantas guapas, tejidas con lana y adornadas con un centenar de madroños; el gorro, que es un pañuelo multicolor de seda que se coloca en la cabeza y se anuda a un palo -para parecer más alto- y en clara referencia a un casco militar y el pañuelo que lucen anudado al cuello los jinetes -todos con camisa blanca- y cada uno es diferente de los demás.

Javier Ayala ha animado a toda la población a que se sume al festejo “y, en especial, a los extremeños y peleños que en su día tuvieron que dejar su tierra buscando trabajo y decidieron quedarse a vivir en Fuenlabrada”.

 

 






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*