La aceptación de la muerte y la pérdida en los niños y adolescentes

La Clínica universitaria URJC trabaja en su departamento psicológico con este complicado hecho de afrontar por los más pequeños y jóvenes de la casa.

La aceptación de la muerte y la pérdida en los niños y adolescentes. No cabe duda de que una de las cosas más difíciles de asumir para el ser humano es la ausencia o la pérdida de un ser querido y por tanto el fallecimiento y si encima eres niño o adolescente, este hecho debe ser tratado con especial cuidado.

Este concepto de muerte en los niños depende, en gran medida, de los patrones de procesos mentales y de las fuentes disponibles para ellos en una etapa particular del desarrollo.Aspectos psicológicos del cáncer en la Clínica Universitaria URJC

En la esta preescolar todavía no comprenden el concepto de límites finales o de no repetición del tiempo. Los niños entre los 3 y los 5 años niegan la muerte como un acontecimiento final, el estado de estar muerto es temporal. Algunos niños hasta pueden argumentar que el fallecido puede escuchar pero no hablar, por ejemplo. Es en la adolescencia cuando ya se entiende la muerte como algo irremediable que no tiene vuelta atrás. Los niños parecen considerar la muerte como una separación, tienen claro que la persona o mascota fallecida no está con ellos físicamente, pero aun no comprenden que es algo definitivo.

La adaptación a la perdida en los niños es de duelo al igual que en los adultos, sin embargo se manifiesta a través de una serie de reacciones como culpa, auto reproche, ansiedad, rabia, tristeza… Igualmente repercute de manera importante en las actividades y relaciones sociales.

En este proceso se presentan sentimientos ambivalentes hacia la persona fallecida y se experimentan perturbaciones y desgaste en la autoestima, quejas somáticas, culpa, reacciones de hostilidad como rabia, preocupación por el fallecido…

En el caso de fallecer uno de los padres, la edad del niño influye en cómo manejará el dolor. Para un niño más pequeño la muerte de un progenitor es un misterio, con frecuencia el niño tendrá sentimientos de culpa y pensará que él causó el fallecimiento con alguna mala acción, y le puede invadir el temor a ser castigado o abandonado. A cualquier edad un hijo es vulnerable al fallecimiento de un progenitor, por ello suele ser habitual que con el fallecimiento se reactiven temores infantiles, que ya habían superado.

Algunos de los síntomas a tener en cuenta para observar si el duelo está siendo complicado pueden ser: que el niño o el adolescente se culpe por las cosas en el momento de morir la persona querida, que tenga pensamientos de muerte mas que de vida, con sentimientos de que debería de haber fallecido él en lugar de la persona querida. También experimentará preocupaciones y sentimientos de inutilidad, enlentecniminto psicomotor, deterioro funcional e incluso quejas somáticas.

Esther Blanco, psicóloga infantil de Clínica Universitaria de la URJC nos ha contado en una entrevista a Onda Fuenlabrada más detalles en profundidad sobre esta difícil situación.






Noticias relacionadas

  • Curso de Voluntariado en el Centro de Servicios Sociales de Fuenlabrada
  • La ministra de Sanidad entrega los premios de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales
  • Madejas contra la violencia, de la mano de ‘Alquimia Feminista’
  • Fuenlabrada celebra el Día Internacional por la Eliminación de la Discriminación Racial
  • Puesta en marcha de una campaña especial contra actos incívicos en materia de limpieza
  • Fuenlabrada exige que se cumpla el Plan Concertado de Servicios Sociales
  • Premios 2018 de la Mesa por la Convivencia de Fuenlabrada
  • Deja un comentario

    Your email address will not be published. Required fields are marked as *

    *

    A %d blogueros les gusta esto: