Enuresis con la Clínica Universitaria URJC

El pediatra deberá ser quien diagnostique este trastorno.

Enuresis con la Clínica Universitaria URJC. Es un trastorno relativamente común en la infancia. El estudio de la enuresis y su tratamiento involucra a profesionales de diferentes ámbitos como la pediatría, urología, psiquiatría y psicología.

La definición más extendida de la enuresis la describe como una emisión involuntaria de orina, después de una edad en la que el niño debería haber adquirido la continencia urinaria, normalmente entre los 4 y 5 años, y no hay indicios de una patología orgánica como podría ser alteraciones a nivel urológico o neurológico.

Hay diferentes tipos de enuresis en función de su causa, los síntomas, el curso o de los momentos en los que ocurre.

El término de enuresis funcional se utiliza para describir el tipo de enuresis en cuyo origen no se aprecian alteraciones urológicas o neurológicas (es la más frecuente), y el término de enuresis orgánica se utiliza para cuando sí se dan estas alteraciones.

Según la duración del trastorno se distingue entre enuresis primaria, el problema se da desde el nacimiento, y la secundaria que aparece después de un periodo prolongado donde se consiguió la continencia. La enuresis secundaria presupone la intervención de algún factor desencadenante de tipo médico, psicológico o mixto, como puede ser una enfermedad, un ingreso hospitalario más o menos prolongado, cambios en las rutinas como cambio de colegio, o cambios en la familia, como la separación de los padres. Los factores emocionales y los sucesos estresantes juegan un papel más importante en la enuresis secundaria. A su vez la enuresis puede ser nocturna, diurna o mixta.

Los tratamientos actuales de la enuresis los podemos agrupar en dos grandes categorías: tratamientos farmacológicos y conductuales. Los tratamientos farmacológicos suelen ser los más utilizados, entre ellos se incluyen los antidepresivos tricíclicos, los anticolinérgicos y la desmopresina.

Entre los tratamientos conductuales, el más conocido y utilizado es el método de la alarma. Este método suele ser el de primera elección para resolver la enuresis nocturna monosintom ática. Es seguro, no tiene efectos secundarios y es el que mejor resultados tiene a corto y largo plazo. La finalidad del método de la alarma consiste en que el niño aprenda a responder al estímulo de plenitud vesical, despertándose y haciendo que vaya al baño.

En Días de Radio hemos hablado de este trastorno con Esther Blanco, psicóloga de la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: