El Tratamiento de enfermedades neuromusculares en la Clínica URJC

También consideradas como enfermedades raras, aún se desconoce mucho sobre ellas y su funcionamiento es escaso

El tratamiento de enfermedades neuromusculares en la Clínica URJC. La clínica universitaria URJC trata este tipo de enfermedades neuromusculares y de naturaleza progresiva, se trata de un conjunto de más de 150 enfermedades neurológicas. Son enfermedades crónicas que generan gran discapacidad, pérdida de la autonomía personal y cargas psicosociales. Los expertos de esta clínica aseguran que su aparición puede producirse en cualquier etapa de la vida, pero más del 50% aparecen en la infancia. Se entiende por enfermedades neuromusculares a un extenso grupo de trastornos caracterizados por la presencia de alteraciones motoras generadas por lesiones u otras alteraciones de origen neuronal.

Aspectos psicológicos del cáncer en la Clínica Universitaria URJC

Este tipo de enfermedades se producen debido a problemas en el sistema nervioso periférico, ya sea a nivel de la unión neuromuscular, de la médula espinal o incluso del propio nervio periférico.

Los síntomas concretos van a depender del tipo de trastorno que tenga el paciente, pero por lo general suelen incluir: Hipotonía o debilidad muscular de una o varias partes del cuerpo, dificultad o imposibilidad de relajar la musculatura (contracción muscular mantenida) o alteraciones de la sensibilidad y percepción táctil.

Los expertos también aseguran que es normal que aparezcan espasmos y en algunas enfermedades puede afectar tanto al sistema cardíaco como al respiratorio.

Este conjunto de enfermedades y trastornos son por lo general progresivos y neurodegenerativos, provocando un empeoramiento de la sintomatología con el paso del tiempo. Suelen generar grandes dificultades en la vida diaria y algún tipo de discapacidad y dependencia.

Las principales enfermedades ocasionadas por estos trastornos son: ELA (Esclerosis lareral amiotrófica) que afecta y ataca las células motoras del sujeto, provocando su degeneración y posterior muerte de manera progresiva, la Distrofia muscular de Duchenne, donde se produce una debilidad y pérdida de fuerza muscular progresiva y generalizada que suele iniciarse en la infancia y que termina produciendo que el sujeto sea capaz de andar y con el tiempo problemas cardiorrespiratorios que pueden requerir de respiración asistida. Y las Miopatías congénitas de origen generalmente genético, que se detectan poco después del nacimiento y se caracterizan por alteraciones en el desarrollo del propio músculo.

La fisioterapeuta Gemma Alonso nos amplía la información sobre las consecuencias de estas patologías en la vida diaria y sobre su tratamiento, en Onda Fuenlabrada, la misma afirma que a pesar de que estas enfermedades no tengan cura, si se continúa investigando es posible paliar algunos de sus síntomas.

 

 

 






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: