Desde la Clínica Universitaria de la URJC hablamos del daño cerebral adquirido

La prevalencia en España es de más de 400.000 personas.

Desde la Clínica Universitaria de la URJC hablamos del daño cerebral adquirido una de las principales causas de diversidad funcional en los países desarrollados.

El daño cerebral adquirido se define como la afectación de estructuras cerebrales en personas que han nacido sin patología neurológica. Las causas más comunes  del daño cerebral adquirido son: traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares, anoxias o hipoxias, tumores cerebrales y otras causas como la encefalitis. Todas ellas desembocan en un deterioro cognitivo.

Cuando se produce un daño cerebral el paciente vive tres fases de carácter temporal. Una fase crítica, en la que el paciente se encuentra estable pero con alta probabilidad de complicaciones. Una segunda fase aguda en la que existe un estabilidad neurológica y aparecen secuelas en al plano físico, cognitivo y emocional y, por último la fase rehabilitadora, donde una vez evaluados los daños se establece un plan de intervención de carácter multidisciplinar..

Las secuelas del daño cerebral adquirido varían de un paciente a otro en función no solo de la patología, sino de la localización del daño cerebral. En el plano físico surgen problemas de movilidad de una parte del cuerpo, deterioro de la masa muscular, problemas de equilibrio o falta de sensibilidad. Las secuelas cognitivas cursan con falta de memoria, problemas en el lenguaje y falta de atención. Por último en el terreno emocional, la ansiedad , los cambios de personalidad o la depresión son los daños más comunes. Tan solo la existe una característica común en las personas con daño cerebral adquirido que es, la anosognosia. La anosognosia es la falta de conciencia de los déficits que se debe al daño de las estructuras cerebrales.

La evaluación neurocognitiva ha de efectuarse de modo individual en cada paciente antes de determinar el tipo de rehabilitación. En la actualidad, la combinación de tratamientos farmacológicos con la neurorehabilitación es el método más efectivo para una mejor recuperación.

La Clínica Universitaria de URJC cuenta con un equipo multidisciplinar compuesto por neuropsicólogos, terapeutas, psicólogos y enfermeros.

 






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: