Derrota en un partido para la historia

Solo dos decisiones erróneas del árbitro a favor de los visitantes deja una derrota en un partido para la historia del CF. Fuenlabrada.

Foto: www.realmadrid.com

El encuentro de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey entre el CF. Fuenlabrada y el Real Madrid, disputado en el Estadio Fernando Torres ya es parte de la historia del conjunto azulón y deja muchos y muy buenos momentos, al igual que un sabor un tanto agridulce porque el equipo de Zidane solo pudo doblegar a los fuenlabreños desde el punto de penalti y por dos penas máximas más que dudosas.

En la fiesta de Fuenlabrada, de la ciudad entera, y en particular del fútbol fuenlabreño, se coló un protagonista inesperado, como fue el colegiado Iglesias Villanueva, que tiró de un plumazo y con dos decisiones equivocadas, todo el trabajo que los de Calderón había conseguido durante la primera parte y el comienzo del segundo acto.

Los dos penaltis más que rigurosos que señaló el árbitro marcó la recta final de un choque que, hasta el “penalti” de Fran García sobre Achraf, estaba siendo superior a la Versión B del Real Madrid de Zinedine Zidane, en el que no estaba ni una sola de las estrellas del conjunto madridista, lo que generó el enfado de parte de la grada por no poder ver a ninguno de los mejores jugadores del Madrid.

Pero al margen de todo eso, y en cuanto a lo puramente deportivo, el CF. Fuenlabrada sale muy reforzado de lo que sucedió durante este choque histórico ya que durante casi una hora le plantó mucha cara al Madrid e incluso tuvo varias oportunidades para haberse adelantad en el marcador.

La primera mitad fue de claro dominio azulón, (aunque algunos medios destacaran todo lo contrario) y excepto en un lanzamiento de falta directa de Dani Ceballos sobre Codina y el latigazo de Llorente al travesaño, las mejores ocasiones y el mejor juego fueron por parte de los de Calderón, que fueron capaces de mantener el juego que les tiene segundos en su grupo de Segunda B y con el mejor arranque en la historia del club en la categoría.

Pero a raíz de ese penalti de Fran García y que transformó Marco Asensio, los blancos se hicieron con el control del choque casi hasta la recta final, cuando ya con el 0-2 en el videomarcador instalado en el campo del Camino del Molino, los locales apretaron a Kiko Casilla que tuvo que emplearse a fondo en un par de ocasiones.

Al final, y como todo aficionado azulón acabó destacando en el choque, lo importante en esta ocasión no ha sido el resultado, que deja la eliminatoria casi sentenciada a favor del Real Madrid, sino que fueron testigos de un choque histórico que no se se sabe si se podrá volver a ver en el Fernando Torres, como se demostró con las 7.500 personas que abarrotaron, desde un par de horas antes del choque, el terreno de juego azulón.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*