Daño cerebral adquirido con la Clínica Universitaria URJC

La prevalencia en España es de más de 400.000 personas.

El daño cerebral adquirido es la afectación de estructuras cerebrales en personas que han nacido sin ningún tipo de patología neurológica, es decir el daño es sobrevenido.

El grado de afectación depende del tipo y gravedad del daño, así como de las características personales de cada persona (edad, personalidad y capacidad previa, etc.). Las causas más comunes del daño cerebral adquirido son: los traumatismos craneoencefálicos, los accidentes cerebrovasculares (ictus), anoxias o hipoxias, los tumores cerebrales, la encefalitis, intoxicaciones, etc.

Las afectaciones del daño cerebral adquirido pueden varían mucho de un paciente a otro y depende del tipo de patología y de la localización del daño cerebral. Las afectaciones principales son en el plano físico (problemas de movilidad de una parte del cuerpo, dolores, deterioro de la masa muscular, problemas de equilibrio, temblores, falta de sensibilidad, etc.), cognitivo (problemas de atención, memoria, lenguaje y/o funciones ejecutivas) y emocional (ansiedad, depresión, irritabilidad, cambios de personalidad, etc.).

Una característica frecuente en las personas con daño cerebral adquirido es la falta de conciencia de los déficits (Anosognosia), especialmente de las alteraciones cognitivas y/o emocionales. Provoca que la persona afectada rechace ayuda a la hora del cuidado o rehabilitación. Esta falta de conciencia se debe al daño de estructuras cerebrales relacionadas con la conciencia, no se debe a una variable emocional de negación de la situación. Daño cerebral adquirido con la Clínica Universitaria URJC

Pueden destacarse tres fases temporales en el daño cerebral adquirido, la fase crítica, la fase aguda y la fase rehabilitadora.

La gran diversidad de secuelas tras sufrir un daño cerebral adquirido hace imprescindible una evaluación neurocognitiva individualizada previa al inicio de la rehabilitación. Una evaluación neuropsicológica detallada es capaz de revelar leves dificultades cognitivas, motoras y/o emocionales.

Actualmente, la combinación de los tratamientos farmacológicos junto con la neurorehabilitación son los métodos más efectivos. En Clínica Universitaria Rey Juan Carlos disponen de un equipo multidisciplinar especializado en neurorehabilitación. Este equipo está formado por neuropsicólogos, psicólogos clínicos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y enfermeros.

Es fundamental que la intervención sea individualizada y en el contexto natural del paciente. Además, no solo se atiende a la persona con daño cerebral, se atiende e involucra a la familia más cercana al paciente, para que la rehabilitación sea lo más exitosa posible.

En Días de Radio hemos hablado con Roberto Fernandes, neuropsicólogo de la Clínica Universitaria URJC.

 






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

A %d blogueros les gusta esto: