Ni el Campeón de Europa puede tumbar al CF. Fuenlabrada

Jornada histórica la vivida por la parroquia fuenlabreña en el Santiago Bernabéu donde ni el Campeón de Europa puede tumbar al CF. Fuenlabrada, que sigue invicto lejos del Fernando Torres.

Histórico once inicial del CF. Fuenlabrada en el Santiago Bernabéu. Foto: CF. Fuenlabrada

El CF. Fuenlabrada pasó por el Estadio Santiago Bernabéu con la intención de disfrutar de una jornada histórica para la entidad azulona e intentar plantar cara a todo un Real Madrid que, a pesar de jugar con la “segunda unidad”, mantenía un equipazo en el terreno de juego, pero lo que no se podía esperar es que los azulones terminasen el choque saliendo a hombros y por la Puerta Grande de Chamartín. Y eso fue lo que ocurrió.

A pesar de no conseguir el triunfo; a pesar de caer eliminados en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey; a pesar de que son los de Zidane los que estarán en la siguiente ronda gracias a los dos penaltis con los que ganó en el partido de ida en el Fernando Torres, los de Antonio Calderón ayer estuvieron en el foco de todos los medios de comunicación al tener contra las cuerdas a todo un vigente campeón de la Champions League.

Y en realidad el resultado final es secundario, porque lo que se vivió en el estadio de la Castellana es algo que todo aficionado fuenlabreño, sea o no seguidor del Fuenla, se va a quedar como un recuerdo que contar dentro de unos años. El recuerdo de cuando el CF. Fuenlabrada estuvo a un gol de dar una de las mayores sorpresas, o campanadas, como lo quieran llamar, del fútbol español.

El hecho es que tras el 0-2 de la ida en el Fernando Torres, toda parecía encaminado a un mero trámite para el Real Madrid, a pesar de jugar con la “segunda línea” de los blancos y muchos canteranos en el césped, pero nada más lejos de la realidad. El Fuenla salió desde el pitido inicial a por el partido y a intentar poner “patas arriba” el Bernabéu y comenzó a soñar con ello con el zapatazo que se sacó de la manga Luis Milla que suponía, en el minuto 25, el 0-1 a favor de los de Antonio Calderón.

Pero no se iba a quedar ahí. Este “nuevo Fuenla” tiene hambre y así lo demostró, yéndose al descanso del partido con un gol a favor, a un tanto de igualar la eliminatoria y con la sensación de que los madridistas no eran capaces de inquietar a un inconmensurable Pol Freixanet que no casi no tuvo trabajo en la primera parte.

En la segunda todo continuó igual, con el Madrid que intentaba estirarse acercándose a la meta azulona hasta que llegó el momento clave del choque: minuto 60, saque de esquina fuenlabreño y cabeza perfecto del Cata Díaz que retumbó en el travesaño de Keylor Navas haciendo temblar todos los cimientos del coliseo madridista…… y de ahí, a en 10 minutos aparecer la figura de Gareth Bale y conseguir junto a Borja Mayoral dos goles que ponían las cosas en su sitio, según la lógica.

Aún así, y con la eliminatoria sentenciada, el Fuenla no paró y consiguió, tras un jugadón de Juan Quiero, el tanto que ponía las tablas de nuevo en el marcador de un Santiago Bernabéu que enmudeció, obra de Álvaro Portilla, para que los azulones, y los 3.000 que les acompañaron en la grada, salieran a hombros de una plaza tan complicada como es el campo de los blancos.

Una jornada histórica y que será recordada durante mucho tiempo por una afición, la de Fuenlabrada, que no la “del Fuenlabrada”, que soñó durante 60 minutos con un “Fuenlabrazo” incluso superior al ya mítico “Alcorconazo”.






Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*